viernes, 31 de agosto de 2012

Capítulo 2

Las últimas tres horas de clase no hice nada, no quería, estaba enojada con George y sus tonterías, cómo podía hacerme esto, creí que nos llevábamos bien, todos esos días de estar en su oficina, por favor claro que nos llevábamos bien.
Odiaba la idea de tener un tutor, solo me haría perder mi tiempo en las tardes.
El timbre de la escuela me sacó de mis pensamientos. Al fin ya, era hora que se terminara la clase de química, ¡Assh! Cómo me harta está maestra.
En fin salí corriendo del salón de clase, no quería que George ni la secretaría me vieran o si no,no me dejarían salir e irme, me harían pasar dos horas con un tutor.
Rápidamente pase por la oficina de George. Uf... Que bueno que no me vio.
-Jovencita, __________ ¿A donde crees que vas?
A regañadientes me volteé. Y miles de pensamientos pasaron por mi cabeza.
-¿Sí, George? -dije.
-¿Que acaso no te dije que te tenías que quedar en la escuela?, recuerda que vas a ir con tu tutor para que te ayude en las materias.
-Claro que lo recuerdo George, como crees que se me iba a olvidar, -dije en tono sarcástico.
-Bueno entonces te acompañaré a tu primera clase.
-Como quieras, -Dije, enojada conmigo misma por no haber salido mas rápido de clases.
 George me acompaño hasta el salón 218, era obvio que solo lo hacía para que no me escapara.
Abrió la puerta del salón y para suerte mía no estaba el tutor, en mi interior ya estaba celebrando hasta que George dijo: “No creas que te vas a ir, tu tutor llegara en unos minutos, por mientras toma asiento.”
Assh, pensé.
Me senté en el asiento de la esquina. Y cuando me senté George dijo:
- Me tengo que ir, no te vayas a escapar. Tu tutor estará aquí pronto.
Nada más dijo esto y salió del salón. Esperé unos cuantos segundo y me levante del pupitre, ya estaba por girar la perilla de la puerta, cuando esta se movió, y rápidamente corrí hacia el mismo escritorio en el que estaba y me senté.
El tutor entro con unos cuantos libros y su mochila cargando por unos de sus hombros.
Puso sus libros y su mochila en el escritorio y fue al pizarrón,  agarro un gis y escribió algo, no pude ver porque su cuerpo me tapaba, probablemente escribió su nombre.
Cuando se volteo lo pude mirar bien, estaba vestido con unos jeans ajustados y una camisa de cuelllo v negra, con unas botas del mismo color. Sus lentes oscuros no me dejaban ver sus ojos, justo cuando pensé esto, él se los quito.
Me resultaba conocido, pero ¿ De dónde lo conozco?
-Hola, mi nombre el Joshua Ryan Hutcherson, pero me puedes decir Josh y seré tu tutor.- No dije nada, no tenía ganas de saludarlo o de hablar.-¿Cómo te llamas?
-____________-Dije, un poco enojada.
-Bueno,__________ te puedes mover, aquí al frente, para que puedas ver mejor.
-Aquí estoy bien-dije, casi gritando.
-Bueno, esta bien, pero no grites-Dijo Joshua o Josh.
Comenzó a acercarse a mi lugar.
-Si no te vas a mover de lugar, en vez de explicarte desde allá-señalo el escritorio-te voy a explicar justo aqui-apuntó el pupitre al lado de mí.
Eso sería demasiado incomodo.
-¡Esta bien! ¡Me sentaré en frente!, ¿ok? -resongué.
Y me levanté justo después de que él camino hacia su escritorio. Me senté en el pupitre de en frente.
-Bueno, ________ me dijeron que estás a punto de reprobar varias materias, y faltan algunos meses para los exámenes finales así que te ayudaré en todo lo que necesites para que te vaya bien, si tienes alguna duda solo preguntame. Si quieres clases aparte me puedes buscar y pedírmelo.
¡Sí, claro! como si fuera a ir con este tipo a tener clases extra, ya con las que tengo es suficiente. Pero en vez de eso solo le dije: “ok”.
-Está bien, comencemos. Hoy te ensañaré Física. ¿Te sabes las formulas de velocidad y rapidez y también sus despejes?-me preguntó serio.
Obviamente, es lo más fácil v=d/t, etc. Pero no tenía ganas de contestar, todo eso ya me lo sabía, que no haga los trabajos, proyectos y tareas y a veces, solo a veces no vaya a las clases no significa que soy una tonta.
Pero él solo me miro, como si tuviera que explicarme todo y fuera lo más difícil que tenía que hacer.
Así que comenzó a hablar. Y explicó todas las formulas y sus despejes y todo lo relacionado con ello. Pero en vez de ponerle atención a algo que ya sabía solo miraba hacia las ventanas y me preguntaba todo lo que podría esta haciendo en este momento.




No hay comentarios:

Publicar un comentario