sábado, 15 de septiembre de 2012


Capítulo 4

Me volteé y entonces pude ver que era  Adam.
- A mi casa.
-Te acompaño-dijo Adam.
Estaba a punto de responderle, cuando Hutcherson se puso frente a la puerta y dijo:
-Ninguno de los dos va a salir de está escuela, se los prohíbo.
“Cómo si él nos fuera a detener,” pensé.
Pero justo cuando le iba a decir de cosas, una señora, que al parecer era la intendente de la escuela, fue hacía las puertas de la escuela y las cerró con llave. Y agregó:
-El director me dijo que cerrara las puertas, porque no quiere que nadie salga de la institución en horas de clase.-Lo dijo en un tono superior y nada más le hice una mueca.
Voltee a ver a Hutcherson y parecía que iba a sonreír hasta que me vio.
-¿Qué le pasa a George, cómo se atreve a hacerme esto?-Dije, enojada.
La intendente no dijo nada, solo me observó y se fue. Hutcherson no contestó, suspiré y me fui con Adam, pero no entramos a clase, en vez de eso fuimos a los patios de la escuela. Adam empezó a fumar un cigarrillo, pero yo no quise.
Adam es mi novio, o casi mi novio, no sé como están las cosas entre nosotros. Él es el chico más popular de la escuela, pero también el más problemático: lo han expulsado de más de 5 escuelas. Lo conocí porque siempre me lo encontraba en este mismo patio, fumando. Faltábamos a casi todas las clases y nos volvimos amigos. Aunque todos crean que el es malo, presumido, mujeriego, etc. Yo creo que solo es un chico con problemas.
Cuando al fin fue la hora de la salida Adam se ofreció a llevarme a mi casa en su  moto. Me encanta irme en su moto me siento libre, con toda la adrenalina corriendo por mi sangre.
Cuando me subí a la moto, vi a Hutcherson que estaba a 2 o 3 carros a lado de nosotros, también tiene una moto, incluso mejor que la de Adam. Quién lo diría el tutorcito tiene moto.
-Gracias Adam, dije.
-No hay de que-dijo, y se fue.
Entre a mi casa y como siempre mis padres no estaban. Siempre estaban en sus trabajos, o en fiestas de la oficina…El punto es que nunca tenían tiempo para su hija. Fui a la cocina y me hice de comer, subí las escaleras hacia mi cuarto y me puse a escuchar música, sobre todo de Taylor Swift.
Después de varias horas de escuchar música decidí ir a caminar. Caminé hasta llegar al parque y me senté en una banca. Saque mi celular y me puse a jugar Temple Run. Me la pasé sentada horas, tratando de ganar aunque sea una vez, pero después de perder millones de veces, me harté y guardé mi celular. Entonces lo vi.
Estaba paseando a un perro. Sí, era Hutcherson.
Que no me vea, que no me vea, que no me vea. ASSH me vio. Me hice la que no lo vio, y comencé a caminar, pero él ya se estaba acercando a mí.
-Hola-dijo Hutcherson. No puedo creer como me esta saludando de esta manera si horas parecía que me odiaba.
-Hola-dije con un tono no muy agradable.-Ya me iba, bye.
-Se nota que no quieres hablar conmigo-dijo Hutcherson.
Obviamente no, ya quería irme, pero noo, el niño bueno tuvo que saludarme. Empecé a caminar y a alejarme de él.
-Bueno esta bien, pero no me hables así, eres libre de irte.-dijo Hutcherson, casi gritando.
Vi como un perro pasaba por un lado de mí. El perro que traía Hutcherson salió corriendo. A parecer se llamaba Driver por que no paraba de gritar su nombre. Lo primero que hice fue correr tras el animalito. Sé que no me caía bien Hutcherson pero su perro se veía tan tierno, que no podía permitir que alguien lo robara o se perdiera.
Hutcherson y yo lo perseguimos, hasta llegar a malla corla, Driver se metió por debajo de ella, ¿Y ahora cómo lo íbamos a salvar?
-Yo te subo-dijo Hutcherson.
-¡¿QUÉ?!-le espeté-estás loco si crees que voy a dejar que me levantes para pasar esa cosa de más del metro ochenta. Yo…-se escuchó el chillido de un perro, Driver se había lastimado.
Suspiré.
-Bien, hazlo.
Puso sus manos juntas y me apoyé en ellas. Hutcherson me impulsó y pude hacer equilibrio en la malla corla, pero no supe como brincarla y me caí de espaldas en el césped. Cuando por fin me estaba recuperando, el imbécil de Hutcherson, cayó encima de mí. Me dolió demasiado, y en vez de decir perdón o levantarse se quedo en la misma posición, y no dije nada, solo me le quede viendo a los ojos; no me había dado cuenta que son de color verde miel, si es que existe ese color. Sentía su respiración tan cerca de mí y creí que me iba a besar, obviamente le hubiera dado una cachetada si se atrevía. Después de unos segundos de vernos, se levantó:
-Perdón, lo siento, de verdad lo siento.-dijo él algo apenado.
-No importa-le respondí.
Fue tan extraño. Yo diciendo que Nome importaba que Hutcherson hubiera caído encima de mí. Le tendría que haber dado un golpe.
Después de buscar un rato, vimos que Driver estaba dando vueltas y vueltas. Al parecer, el chillido solo había sido por un espanto.
Josh agarró su correa. Y volvimos hacia la malla corla. Encontramos una puerta justo al lado de donde brincamos, ¿Cómo no la vi antes?
-Gracias-me dijo.
-De nada-le contesté.
Me encaminé a mi casa. No me llevo con él y nunca lo haré, no porque lo haya ayudado a salvar su perro significa que me caía bien. Hutcherson y yo simplemente no combinamos y si fuéramos amigos….no, ni siquiera me lo puedo imaginar.
Seguí caminando mientras pensaba en lo sucedido; nuestras miradas se juntaron por dos segundos pero en ese tiempo, sentí algo…No ___________, no. Si no son amigos y no te puedes imaginar la idea, no tienes nada que sentir.
Moví mi cabeza de un lado a otro olvidándome de todas esas ideas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario