viernes, 28 de septiembre de 2012


Capítulo 6

-Pues....nada, simplemente me caes mal, Hutcherson. ¿A quién le caería bien su tutor?, sobretodo si es tan regañón e insoportable como tú.-Dije casi gritando.
Hutcherson me miró sorprendido, tal vez creyó que le diría algo diferente. Pero eso no me importó quería la verdad y le dije la verdad.
-_____________No entiendo porque te caigo mal, lo único que hago es intentar ayudarte, ¿Qué acaso no quieres terminar la preparatoria bien?, ¿no quieres salir ya de aquí e ir a donde quieras?, la verdad no creo que quieras quedarte un año mas en está escuela, se nota que no podrías soportar más tiempo aquí.
-Por favor Hutcherson, no digas esas cosas. Yo tengo que pasar de año y voy a pasar, así que ya no me salgas con otra cosa y sigue explicando lo que quieras, o mejor termina la clase, que ya me cansé.
-Bueno si eso es lo que quieres, por hoy se termina, pero espero que pienses en lo que te dije e intentes esforzarte para pasar de año. Puedes irte.
Rápidamente me levanté de mi pupitre y salí corriendo. Casi empezaba a saltar de la alegría, ya que al fin se había acabado la tutoría. Entré a mi auto y lo encendí, ya quería llegar a mi casa y descansar de todo el aburrido día que tuve y sobre todo quería alejarme de Hutcherson.
Puse un poco de música, a todo volumen y justo en ese momento me di cuenta que había una luz parpadeando color rojo. No le di mucha importancia y seguí el camino para llegar a casa; pero no... El maldito auto se quedó parado y para mi suerte mi teléfono se había descargado, por lo tanto no podía llamar a una grúa. Lo único bueno fue que quede cerca de un parque donde podría estacionarlo. Unos señores me ayudaron a moverlo, pero aún y así necesitaría a alguien que me llevara a casa....y justo cuando no podía ponerse peor, vi una moto y allí estaba él...Hutcherson venía en ella. Hice todo mi esfuerzo para que no me viera, me tapé la cara, me puse de espaldas y estaba a punto de esconderme en el auto, pero no, me tenía ver.
Se paró en frente de mí, apagó el motor y se bajo de su moto.
-¿Otra vez en el parque, ____________?
-No molestes, ya suficiente tengo con ver tu cara todos los días en la escuela.
-¿Qué pasó con tu auto?
-Nada que te importe-dije más enojada que nunca.
-¿Quieres que te lleve a tu casa?
¿Por qué se hacía el gentil?
-Obviamente no, yo puedo pedir un taxi.
-A esta hora todos los taxis están ocupados.
Era cierto, a esta hora todos tienen su salida del trabajo, y como va mi día nunca conseguiría uno.
-Vamos _________ yo te puedo llevar, no es ningún problema.
Assh, no puede ser ¿Por qué me tiene que pasar esto a mí? ¿Què hice yo para merecer esto?
-Está bien.-dije con cara de asco.
Caminé hacía su moto y me dio su casco. Me lo abroché. Él se subió primero y yo atrás de él. Hizo ademán para que me agarrara de él, pero no pensaba agarrarme a él, ni loca.
-Vamos ________ agarrate bien, cuando arranque te puedes caer.
Me acerqué un poco más a él, ya que no quería caerme y puse mis brazos alrededor de su abdomen, no quería hacerlo, pero no tenía otra opción.
Hutcherson arrancó su moto y le di las direcciones de mi casa.
Me sentí tan libre. Me encanta subirme a las motos se siente toda la adrenalina y esa sensación de ser libre.
Pero Hutcherson fue más rápido de lo normal y tuve que agarrarme de él con fuerza, pude sentir que tenía bien marcado su abdomen y si no fuera por la fina tela que lo cubría podría decir que lo estaba tocando, su cuerpo se sentía cálido. Comencé a acercarme un poco mas a él, ya que podría decir que la velocidad a la que iba pasaba de los 100 km/h.
Llegamos a mi casa justo a tiempo, no quería pasar más tiempo con él. Me bajé de su moto y le di el casco.
-¿No vas a agradecerme?
-Me has arruinado mi último año en prepa, desde el momento en que te apareciste y comenzaste a darme "tutorías".  No necesitaba tu ayuda, pude haber pedido un taxi, hubiera preferido quedarme allí todo el día esperando, con tal de no haber estado contigo más tiempo del que ya paso.
-Yo sé que te caigo mal, pero no seas así conmigo, yo solo me preocupo por ti.
¿Escuché bien?, ¿Hutcherson se preocupa por mí?
Fingí no haberlo escuchado y me encaminé directo a la puerta de mi casa.
Mientras caminaba comenzó a llover tan fuerte que cuando llegué a abrir la puerta estoy totalmente empapada. Miré hacia atrás y ví que Hutcherson estaba todo mojado y venía hacia mí.
No lo iba dejara a fuera, no soy tan mala. Se colocó detrás de mi con los brazos cruzados. Después de tanto batallar para encontrar la llave, abrí la puerta entré seguida de Hutcherson.
-Mamá, ¿estas aquí?-grité
Parece que no hay nadie, lo que me faltaba, Hutcherson y yo en mi casa....solos.
Hutcherson estaba parado en el umbral de la puerta, con los brazos aún cruzados y tiritando de frío.
-No te vayas a sentar, porque vas a mojar todo.
Subí las escaleras para llegar a mi cuarto y agarrar algo de ropa limpia y seca que ponerme.
Cuando estuve lista, agarré una toalla y bajé las escaleras, Hutcherson seguía de pie, en la misma posición. Le aventé la toalla a la cara y me miró feo pero no le di importancia.
¿Cuándo se va acabar esta lluvia?, ya quiero descansar de él, no lo quiero ver más, ya me tiene harta. Probablemente toda esta mala suerte del día ha de ser por su culpa....o ¿será algún karma?
Cuando terminó de secarse, se sentó en el sillón que estaba enfrente del televisor.
Prendí la televisión y le pasé el control; nunca me ha gustado ser yo la que elija el canal.
Comenzó a cambiarle y me senté en otro de los sillones, no me iba a sentar a un lado de él y tampco lo podía dejar solo. Estuvimos viendo una película de zombies.
Después de casi 2 horas la lluvia paró. Volteé a ver a Huctherson para decirle que ya se podía ir pero se quedó dormido. ¿Quién se queda dormido en casa de una persona que apenas conoces? ¿Quién?
Me levanté y empece a moverlo, pero no funcionó.
-Hutcherson... ¡Despierta! ¡Ya! No te hagas el gracioso... ¡Levantate! ¡Ya paró la lluvia! ¡HUTCHERSON!...

No hay comentarios:

Publicar un comentario