viernes, 23 de noviembre de 2012


Capítulo 14

¿Quién hizo esto? ¿Porque quiere alguien vengarse de mí? No le he hecho daño a nadie, bueno no que yo sepa.
-Deberías llamar a la policía.
-Y a mis padres, se van a enojar mucho cuando les cuente.
-Tal vez, pero tu no tienes la culpa, de lo que esos vándalos hicieron.
-Pero si alguien quiere vengarse es por que le hice daño ¿o no?  
-No creo que hayas hecho nada malo.
Bueno supongo que Josh está en lo cierto, sé que aparento ser una chica mala, pero soy una chica demasiado buena.
-Josh, puedes llamar a la policía mientras llamo a mis padres y les explicó todo, pero por favor no les digas a la policía sobre la nota.
-Pero les tengo que decir, probablemente quién te hizo esto lo vaya a hacer de nuevo.
-No puedes Josh, mis padres me echarán la culpa de todo y dirán cosas como, Tu te lo buscaste jovencita! O algo parecido. Y estoy harta de eso, de todo, y yo puedo investigar quién envió esa nota.
-Esta bien, pero entonces déjame ayudarte a encontrar al culpable.
Solo asentí y en ese momento Josh tomó su celular y comenzó a marcar el número de la policía, mientras tanto yo llamé a mis padres.
-Hola, mamá.
-____________puedes llamar en otro momento, tu padre y yo estamos ocupados.
-No puedo, mamá, es que rompieron los vidrios de la casa y la llenaron de...
-¿Qué hicieron qué? ¿Cómo? ¿Por qué?
- La casa, la destrozaron toda porque son malos...
-Pero estas bien, ¿Verdad?
-Si mamá, estoy bien, no se metieron, ni nada, todo lo hicieron por fuera.
-Qué bueno que estas bien, ahorita mismo tu papá y yo vamos para ver los daños y hablar con la policía, ¿Ya les llamaste?
-Sí mamá, Josh lo hizó.
-¿Quién es Josh y porque está contigo?
Creo que no debí de decir eso mi mamá a veces es demasiado sobre-protectora cuando se trata de chicos y ni hablar de mi padre. Con todos mis amigos se ponían de histéricos, cuando ellos estaban en la casa. No lo soporto.
-Solo es un amigo, mamá.
-Espero que me estés diciendo la verdad, jovencita. Cuando lleguemos, tu padre y yo hablaremos muy seriamente contigo.
-Si mamá, lo que digas.
Y colgué.
Parece que a mi madre le importa más si estoy con un chico a si su casa esta con las ventanas rotas y llenas de graffiti.
Volteé a ver a Josh y ya había terminado de hablar por teléfono. Se encontraba sentado en los escalones de la entrada de mi casa y se veía muy preocupado. Me acerqué a él y me senté juntó a él.
-Estas bien, le dije.
-Si, es solo que, me preocupa lo que puedan hacert... Hacerle a la casa de tus padres.
-Josh, no te tienes por que preocupar, no creo que se vuelvan a acercar y la policía va a investigar todo.
Alcancé a ver el coche de la policía y aparcaron en frente de mi casa. Del coche salieron dos hombres de aproximadamente 40 años. Uno era alto y tenía poco cabello y el otro era lo opuesto, era chaparro, pero tenía mucho cabello y sus canas eran evidentes.
Josh se paró de donde estábamos sentados y se dirigió hacía los oficiales. Seguí su ejemplo y me levanté para narrarles lo que vimos.
Les mostré a los oficiales las ventanas rotas y los graffitis que habían hecho e intenté describirles a los chicos que habíamos logrado ver antes de que salieran corriendo.
El oficial chaparro, que por cierto se llamaba William apuntó todos los detalles que Josh y Josh contamos. En cambio el otro policía estuvo tomando fotografías de las ventanas rotas y los dibujos obscenos.
Cuando creí que mis padres nunca iban a llegar. Fue justo en el momento en el que escuché a mi madre gritando varias maldiciones acerca de como habían dejado nuestra casa. Mi padre trato de tranquilizarla diciendo que todo se puede arreglar. Pero eso no la tranquilizó porque se dio cuenta de mi presencia y fijó su vista en alguien a lado de mí. Josh.
-____________puedes venir un momento.
-Ya voy mamá.
Antes de ir con ella hablé rápidamente con Josh.
-Josh puedes seguir contándoles lo sucedido a los oficiales, mi mamá me llama.
Antes de que respondiera, caminé con paso decidido hacía mi madre, que se encontraba con mi padre, los dos lucían molestos, aunque no sabía por cual razón: por Josh o porque su casa estaba destrozada y había dos policías afuera de está.
-¿___________ por qué sigue este jovencito aquí? Creí que hace mucho tiempo habíamos dejado en claro que ningún chico puede entrar a la casa.
-Mamá Josh no entro a la casa y aparté ya te dije que solo es un amigo y es mi tutor.
-Tu tutor, ¿Por qué no sabíamos nada acerca de él? ¿Y por qué tienes un tutor?
-Mamá, es Josh, es mi tutor en la escuela, porque quiero mejorar mis calificaciones.
Ok, tal vez lo último no era del todo cierto, pero estaba cerca.
-De haberlo dicho antes_________y no te hubiera regañado.
-Bueno a la próxima inició con eso. Dije.
Miré a mi padre y al parecer no estaba molesto y dejo todo en manos de mi madre, él solo  pareció sorprendido cuando le dije a mi madre acerca de que quería mejorar mis calificaciones. No sé cómo mi mamá se lo creyó tan fácil.

------------------------

Cuando los policías reunieron suficientes evidencias se fueron y mis padres volvieron al trabajo, antes de irse, se despidieron y dijeron que se encargarían de arreglar al día siguiente todos los destrozos. Josh se quedo un rato más.
-_______________deberíamos de pensar en quién es está persona que mandó a hacer esto.
-Si Josh, déjame pensar.
-A lo mejor y es alguien que conoces o una persona que creíste conocer o tal vez no es nadie importante, y solo fue algo al azar.
-Tal vez.
Comencé a pensar y a pensar en quién pudo haber sido, incluso Josh se puso a pensar.
Creo que estuvimos casi dos horas sentados en el sofá de mí casa pensando. Había momentos en los que decíamos que tal vez había sido él o ella pero inmediatamente nos contradecíamos porque era imposible o ilógico que lo hicieran.
Hasta que Josh rompió el silencio.
-Ya sé quién mando a hacer esto...


viernes, 16 de noviembre de 2012


Capítulo 13

-¿Qué película vamos?-le preguntó Avril a Connor.
-Actividad Paranormal 4.
-¿QUÉ? ¿Estás enfermo? Yo no voy a ver eso. ¡No dormiré por el resto de mi vida!-explotó Avril.
-Ahí está tu karma-le susurré al oído. Ella solo me vio con ojos de odio.
-Me dijeron que no da tanto miedo-dijo Josh tratando de calmar un poco a mi amiga.
-¡A mí me da miedo el especial de Halloween de Barney! ¿OK?-Avril estaba demasiado enojada.
-¡Oh, vamos!-le dije-Cálmate, es solo una película. Además, si te da miedo, ahí está Connor, ¿verdad?
-Por supuesto-dijo con los cachetes ruborizados y una ligera sonrisa.
-Bueno, está bien-dijo Avril a regañadientes. No le quedaba de otra.
Antes de entrar a la sala, pasamos a la dulcería a comprar algo para comer mientras veíamos la película. Avril y Connor compraron un combo de palomitas grandes y dos Icees. Yo pedí unas palomitas medianas y un té.
-Son $56-me dijo la señorita.
-Sí, esperé.-comencé a buscar en mi cartera. 28, 29, 30…30.50…No había más. Volteé la cartera para ver si había más. Pero no, estaba vacía. Buscaba a Avril con la mirada, pero ya se había ido a la sala con Connor. No tenía dinero, no tenía a quien pedirle y para colmo tenía a más gente detrás de mí.
-¿Tienes algún problema, _______?-me preguntó Josh.
Lo que me faltaba, que Josh se burlara de mí.
-Nada que no se pueda arreglar no comprando nada.-Estaba a punto de decirle a la señorita que no quería nada cuando Josh intervino.
-No te preocupes, yo lo pago.
-No, Josh-me apresuré a decir-no te preocupes. No pasa nada si no compro nada.
-No es ningún problema, en serio. Luego me lo pagas.
-¿Seguro?-Sentía como el color rojo subía por mis mejillas.
-Sí-se dirigió a la señorita-¿Me podría dar unas palomitas grandes, en lugar de las medianas, por favor?-la señorita cambió el tamaño.
Al parecer compartiríamos palomitas.
-¿Algo más?
-Sí, un té y….una Coca-Cola-la señorita se los entregó.
-Serían $78
Josh le entregó un billete de $100, esperamos a que nos entregaran el cambio y nos encaminamos a la sala.
-Muchas gracias, Josh-le dije un poco tímida-no tenías por qué hacerlo.
-No es nada. Además ¿Qué clase de hombre sería si no pagara?
Si por algún motivo del universo no sabía que estaba en una cita. Esto me lo confirmó.
Le entregamos el boleto al joven que los estaba recogiendo y entramos a la sala 6. Buscamos a Avril y Connor y cuando los localizamos nos sentamos junto a ellos. Afortunadamente, Connor estaba sentado primero, por lo que me pude sentar al lado de Avril. Josh se sentó a mi izquierda.
La película empezó e inmediatamente Avril se pegó a Connor. Bien, esto me dejaba sola con Josh. Lo bueno es que no me asustan mucho las películas de miedo. Bueno….no he visto ninguna en mucho tiempo…
El tiempo pasaba y pasaba y la verdad me estaba aburriendo. La película estaba demasiado aburrida. La verdad no entiendo cual era la emoción de todo el mundo con esta película.
A veces volteaba a ver a Avril y Connor….no estaban haciendo mucho caso a la película. Connor hacía un buen trabajo distrayendo a Avril.
Yo no tenía contacto alguno con Josh. Yo soy del tipo de personas que habla durante las películas, pero dice comentarios molestos, sarcásticos y a veces ofensivos. Ésta vez estaba muda. Tampoco me movía. Los únicos movimientos que hacía eran para agarrar palomitas y llevármelas a la boca. También para tomar té.
Estiré mi brazo para tomar palomitas, pero no sentí palomitas. Sentí piel y unos pronunciados nudillos. Giré rápido mi cabeza para ver si lo que yo estaba pensando era cierto. Y sí. Estaba tocando la mano de Josh. Nuestras manos estaban ligeramente entrelazadas por alguna extraña razón. Quité mi mano casi al instante y observé a Josh; estaba de la misma manera que yo. Me dedicó una tímida sonrisa y se volteó para ver la película. Después de eso, no volví a agarrar palomitas.
Una media hora después, la película terminó. Lo que fue un alivio por que ya no sentía mis piernas. Avril y Connor salieron abrazados y Josh y yo…bueno…digamos que él me dejó salir primero.
-¿Les gustó la película?-preguntó Connor.
-No. Estuvo fatal-respondí.
-¿No te dio miedo?-preguntó Josh.
-Para nada ¿A ti?
-Ni siquiera un poco.
-¿No les dio nada de miedo? ¿Nada?-preguntó Avril sorprendida.
-No, Avril.-le contesté.
-A mí sí-dijo ella escondiendo el rostro el Connor.
-Avril, a ti te da miedo la película del “Extraño Mundo de Jack”-le reproché.
-Ya, shhh-me calló.
-Bueno, ya nos vamos-dijo Connor.
-¿Van?-pregunté-¿A dónde?
-Connor me invitó a cenar-me dijo Avril, después me dijo con los labios “lo siento”.
-Oh, Ok-traté de sonreír.- ¡Adiós!-le di un beso en la mejilla a Connor y luego uno a Avril. Me acerqué a ella y le dije en voz muy baja: “No hagas nada que yo no haría.” Ella rió. Josh se despidió de ellos y después se fueron.
Y así fue como quedé yo sola con Josh.
Estábamos en silencio hasta que él rompió el silencio.
-Si quieres te puedo llevar a tu casa.
-Yo creo que eso sería una buena idea.-no quería que esto fuera más incómodo de lo que ya es.
Caminamos hacia la salida del edificio para entrar al área del estacionamiento.
-¿Trajiste la moto?-le pregunté.
-No, esta vez traje el carro.
-Oh…-dije un poco decepcionada.
-¿Qué? ¿Te gusta la moto?
-A decir verdad, sí.
-Lo tomaré en cuenta.
Seguimos caminando hasta que llegar a un carro de color negro. No tengo la menor idea de que modelo era. Soy la peor hablando de carros.
Josh me abrió la puerta del copiloto y me deslicé en el asiento. Rodeó el carro, abrió la puerta del piloto y se subió. Arrancó el carro y salimos del cine.
Estábamos un poco (muy) callados, Josh estiró el brazo y puso la radio. En seguida se escuchó una canción muy…muy…no tengo palabras para explicar mi desagrado ante esa canción.
-Ugh, ¿Puedo?-le dije a Josh con el dedo en el botón de la radio para indicarle que quería cambiar de canción.
-Por favor-me dijo Josh y pude sentir en su voz, un tono de desesperación igual al mío.
Piqué y piqué pero no había nada bueno. Resignada regresé a mi asiento con los brazos cruzados. Gruñí. Josh se rió y abrió una pequeña compuerta que estaba en la guantera del carro.
-Ahí CD’s. Sácalos.
Introduje mi mano en la guantera y saqué cinco CD’s; Maroon 5, LMFAO, Taio Cruz, The Beatles y…
-¿Frank Sinatra?-le pregunté sorprendida-¿De quién es el auto?
-Mío-contestó Josh.
-¿Y los CD’s?
-Míos.
-¿Te gusta Frank Sinatra?
-Sí, ¿tienes algo de malo?
-No, es solo que…-sopesé un momento si quería decir lo que estaba en mi mente-pensé que era la única a la que le gustaba.
-Pues ahora sabes que no-dijo con una gran sonrisa en su rostro.
Emocionada, deposité los otro cuatros discos en la guantera y abría el disco de Sinatra. Lo coloqué en el reproductor y la música comenzó…
-My Way-dije.
-Mi favorita-dijo Josh.
-¡La mía también!
Estuvimos cantando todo el camino hacia mi casa, lo que es curioso, porque nunca creí tener algo en común con Josh.
Estábamos entrando a la calle de mi casa, cuando de repente noté que un grupo de niños, más o menos de mi edad, corrían en dirección contraria a nosotros. Tenía bates de beisbol y otras cosas que no pude identificar. Probablemente pelotas.
-¿Tuvieron un partido?
-¿De beisbol? No lo creo, no hay alguna…-me detuve en seco. Habíamos llegado a mi casa. ¿Qué había pasado?
-¡Mi casa!-grité-Josh, detén el auto.
Josh lo paró de inmediato. Me bajé casi sin pensarlo.
No había habido ningún partido. Habían destrozado mi casa. Estaba tapizada con papel higiénico. Las ventanas rotas y las paredes llenas de dibujos obscenos.
-¿Qué pasó aquí?-preguntó Josh.
Estaba muy aturdida. No sabía que pensar. Mi casa, ¿Por qué mi casa? Habiendo otras miles de casas en la ciudad ¿Por qué la mía?
Abrí mi bolso y saqué las llaves. Rezaba por que no se hubieran robado nada. ¿¡Y si entraron a mi cuarto!? ¿Qué les hice yo? Abrí la puerta y al parecer todo estaba en orden. Había vidrios de las ventanas en el piso, pero nada más. Al parecer no habían entrado, gracias a Dios.
-______________, mira.-me dijo Josh. Por un momento me había olvidado de él.
Sostenía algo en la mano. ¿Una pelota? Bien, habían destrozado el exterior de mi casa y la habían usado como cancha de beisbol. Bien, perfecto.
-Una pelota de beisbol-dije enojada. Estaba a punto de estallar. De gritar y de golpear.
-Sí, lo sé-me dijo Josh-pero mira-tomó la pelota y de ella sacó un pedazo de papel. No era muy grande, era un rectángulo pequeño-Al parecer es una nota.
-Déjame ver eso-me dio el pedazo el papel y se lo arrebaté de sus manos. Estaba furibunda. Tenía que controlarme-Lo siento-le dije a Josh. Él me hizo una cara como diciendo: “No te preocupes, es entendible”. Extendí el papel y lo tomé con las dos manos. En efecto, era un mensaje, y este leía: “Este solo es el principio de mi venganza, estúpida.”

viernes, 9 de noviembre de 2012


Capítulo 12

Entré a mi auto y rápidamente metí las llaves y salí de la institución. Puse la música a todo volumen, no quería que mis pensamientos inundaran mi mente.
Al llegar a casa Avril me habló por teléfono.
-Hola Avril.
-¡Hola__________!, Hey, ¿quieres ir conmigo al cine? Te preparé una cita doble conmigo.
-Y ¿quién va a ir contigo?
-Pues mi novio.
-¿Qué? ¿Cómo que tienes novio? ¿Por qué no me dijiste nada?
-Porque él es diferente a todos los demás. Él no es el típico chico de chamarras de cuero negras y motos con los que acostumbro a salir y que al final terminan rompiendo mi corazón. No quería decírtelo porque sabía que me ibas a decir algo sobre no enamorarme o lo de siempre. Pero a él en verdad lo quiero y es lindo y muy tierno conmigo.
-Creo que alguien está enamorada-dije con un tonito de canción.
-Tal vez. Pero es que deberías de conocerlo, lo amarías. Por eso es que quiero que vengas conmigo.
-No lo sé...tendré que pensarlo…-guardé silencio y casi pude ver la cara de Avril de indignación-sí, claro que iré contigo, pero espero que esté guapo el otro chico.
-¡Gracias, gracias!-gritó Avril.-Bueno paso por ti a las 7:00pm. Ponte algo sexy.me dijo con voz coqueta.
-Ok, no te retrases, nos vemos, ¡Bye!
-Bye __________.
Se nota que Avril está enamorada de este chico, espero que no le rompan el corazón. Es difícil ver a tu mejor amiga sufrir por un chico.

 ------------------------------------------------------------------------------

A las 5:30 comencé a arreglarme. Me metí a bañar y al salir elegí que ponerme. La verdad no tenía muchas ganas de arreglarme así que agarré lo primero que me encontré. Unos jeans entubados de mezclilla, una blusa sin mangas negra y  encima de esta, una blusa anchita por encima del ombligo de solo un hombro de color azul. Combinado con unos flats. Me maquillé, solo un poco, y estaba lista.
Avril pasó a la hora exacta que dijo y nos dirigimos al cine. En el camino estuvimos cantando y bailando. Probablemente la gente se nos quedo viendo raro; pero no me importaba.
Ya quería saber como era este chico del que Avril esta enamorada.
Llegamos y Avril rápidamente se dirigió a un chico y lo abrazó. Se veían tiernos juntos. Esperé a que se separaran para ir con ellos.
-___________, Él es mi novio.
Que raro se parece a alguien, pero a ¿Quién?
-Hola, al fin conozco al chico que tiene a mi amiga tan feliz-le dije extendiéndole mi mano. Él, la estrecho esbozando una sonrisa.
Sabía que Avril se iba a sonrojar y probablemente a enojar, pero solo un poco; pero tenía que hacerlo. Me dio una de esas miradas pero luego me sonrió. Se notaba que está enamorada.
Ahora solo teníamos que esperar a que llegara mi cita.
-Y ¿en dónde estudias?-le pregunté a el novio de Avril.
-Voy en la PCA.
-Y cómo se conocieron.
Rápidamente Avril habló.
-En una fiesta de graduación de secundaria de unas primas, pero aún no nos llevábamos en ese entonces. Fue hasta hace poco que lo vi en el centro comercial y desde el principio nos llevamos bien.
-¿Tú también fuiste a la fiesta por algún primo?
- No, fue mi graduación-me contestó muy seguro.
-¡¿Qué?! Digo…espera…entonces ¿eres menor de edad?
-Solo soy un año menor.
Le di una mirada a Avril, pero ella inmediatamente apartó la vista.
-Bueno y ¿Quién se supone que va a ser mi cita?, por que no lo veo por ninguna parte.
-Es mi hermano y está por allá-señalo a alguien he inmediatamente lo vi: Josh.
-Espera ¿Josh es tu hermano?-pregunté demasiado confundida.
Avril me miró y movió los labios para decir; Lo siento.
-Sí, Josh es mi hermano mayor, pero solo me lleva un año. ¿Cómo lo conoces?
-Me da clases.
-Espera ¿tú eres esa ___________?
-¿Qué, Josh te ha hablado de mí?
 -Ah, sí.....me había dicho que le daba clases a una chica llamada como tú-soltó una risita.
Éste chico habló un poco sospechoso; no me importó, la verdad ahora lo único que me interesaba era que Josh iba a ser mi cita, y que ni siquiera somos amigos…digo...ahora nos llevamos mejor, pero aún no somos amigos.
¿Cómo se llamará él hermano de Josh? Nunca le pregunté. Tal vez si le hubiera preguntado, ya me hubiera ido y hubiéramos cancelado.
-¿Cómo te llamas? Lo siento, Avril nunca me dijo tu nombre-la volví a ver y ella solo se sonrojó devolviendo una mirada tímida.
-Connor Hutcherson.
Volteé para ver si Josh ya nos había visto y nuestras miradas se cruzaron. Solo vi su expresión y supe que estaba igual de confundido que yo.
Pero quién lo diría Avril con Connor, el hermano menor de Josh.
Pero claro esto solo me ocurre a mí.
Josh levantó su mano y me saludó a lo lejos, yo hice lo mismo.
Agarré a Avril del brazo y le dije a Connor.
-Ahorita volvemos, vamos al baño.
Me llevé a Avril y cuando ya no nos veían, la ataque con un montón de preguntas.
-Avril, ¿Por qué no me dijiste nada? Para empezar Connor es menor que tú. Pero bueno eso no importa, ¡¿Por qué no me dijiste que Connor tiene un hermano?! Y sobre todo, ¡¿Por qué no me dijiste que su hermano es Josh?!
-Yo no sabía que Josh y Connor son hermanos. Solo sabía que iba a traer a su hermano y él me había dicho que te iba a encantar.
-¿Encantarme Josh? ¿Hablas enserio, Avril?
-Bueno, ya sé que lo odias, pero esto solo es un pequeño mal entendido.
-¡¿Pequeño?!-dije con sarcasmo.
-¡Sí, pequeño! Ahora volvamos, porque nos están esperando.
-Espera, ¿en verdad quieres que entremos a ver la función?, digo, ¿acaso no te das cuenta que Josh es mi cita?
-Sí, pero ni siquiera van a hablar, solo van a ver una película.
-Avril, por favor no me hagas esto.
-Vamos, __________, tu eres mi mejor amiga y por favor te pido que entres conmigo. No puedo quedar mal con Connor, él quiso hacer esta cita desde el principio.
-¿No te diste cuenta que se parecen y tienen el mismo apellido?
-La verdad es que ni siquiera me había dicho su apellido-dijo un poco apenada.
-Avril, él es tu novio.
-Sí, pero yo no me fijo en eso.
-Ay Avril…
-Bueno ¿ya nos podemos ir?, por favor. Será la última vez que preparó una cita doble. Si quieres, después de esto, me puedes matar, te doy permiso-bromeó poniendo una carita de perrito triste.
-Ash, está bien. Pero ésta es la primera y última vez.
Fuimos con Connor y Josh ya estaba con él.
-Hola Josh-le dije tratando de formar una sonrisa no tan forzada.
-Hola__________. Te juró que yo no tenía idea.
-Sí, lo sé, no te preocupes, yo tampoco sabía que ustedes son hermanos-señalé a Josh y a Connor.
-Si quieres puedes irte, no me importaría, así le damos un poco de privacidad a estos tórtolos.
-No, no importa, ya estamos aquí, y aparte ya compramos las entradas, al fin solo es una película.
-Sí, claro.
Sí, una película. Dos horas. Dos horas sentada al lado de Josh. Avril me las tendrá que pagar muy caro.

viernes, 2 de noviembre de 2012


Capítulo 11

-¿Hola? ¿Quién habla?
Josh contestó.
-¿Hay alguien ahí? ¿Hola?
Todas mis amigas me estaban viendo, riéndose. Yo estaba paralizada. No sabía que hacer. Alessa me hacía gestos para que comenzara a leer y me dijo que lo pusiera en altavoz con los labios. Tomé la hoja con más fuerza y comencé a hablar…
-¡Hola, Josh!
-¿Quién habla?
-¿No reconoces mi voz?-Alessa había puesto dos opciones; una por si sabía quien era (“¿Qué haces?”) y la segunda por si no sabía. Estaba preparada para todo. Y siempre había sido así; Alessa pensaba en todas las posibilidades y hacía lo necesario para estar preparada para cualquier cosa que pasara. Normalmente, admiraría eso de ella, ahora, no me tiene tan maravillada.
-Mmmm….lo siento, pero no.
-Oh, vamos. Soy tu alumna favorita-también había hecho dos conversaciones diferentes para cada opción.
-¿____________? ¿Eres tú?
-Entonces sí soy tu alumna favorita.
-Eres la única que tengo.
Hubo un corto silencio en el que no supe si seguir o no. No había leído lo que Alessa había escrito, pero por la cara de todas, no podía ser bueno.
-Josh-proseguí después de tragar saliva-tengo que confesarte algo.
-Dime.
-Josh, yo….-hice una pausa de nuevo para leer mi “confesión”. Miré a Alessa con ojos asesinos. Me la iba a pagar.
-¿Sí?
-Quiero decirte que….-en estos momentos prefiero ser sincera que intrépida, que es como mis amigas me llaman cuando se quieren hacer las inteligentes-estoy enamorada de ti.-las palabras casi me hacen vomitar.
-¿Qué?-La voz de Josh sonaba a verdadera sorpresa-Me estás bromeando, ¿verdad?
-En lo absoluto Josh. Estoy enamorada de ti desde hace dos años, y comencé a reprobar para que tú me pudieras ayudar y así pasar más tiempo contigo-Todas las idiotas de mis amigas estaban ahogando risas. Yo me estaba aguantando las ganas de soltar el celular y golpearlas.
-_________, ¿Lo que me estás diciendo es enserio?
-Sí Josh, no te estoy bromeando. Lo que te digo es enserio. Y yo sé que tú sientes lo mismo.
-La verdad….sí-soltó Josh.
Me quedé estupefacta. Mis ojos se abrieron lo más que pudieron y mi boca se abrió instantáneamente. ¿Esto era enserio? ¿O lo decía porque descubrió la broma y decidió regresármela? Miles de ideas volaban sobre mi cabeza. Mis amigas se pusieron serías por un momento. Se quedaron calladas. Por primera vez en el día, no se escuchaba ningún ruido.
-Josh…-eso no estaba en el “libreto”.
-No tienes nada que decir. Lo siento, me tengo que ir. Luego hablamos.
Colgó.
Dejé el celular en el piso y miré a todas. Me devolvieron las miradas…. ¡Y SE EMPEZARON A CARCAJEAR!
-Las odio. Las odio a todas. Más a ti, Alessa.
-Me amas, estúpida-me dijo y después me lanzó un beso.
Le hice una cara de rechazo, pero luego me reí, porque todo había sido una broma ¿no? Volteé a ver a Avril, se estaba riendo, pero sus ojos me decían que pensaba en lo mismo que yo: probablemente Josh dijo la verdad.
­­­­­­­­­­­­­------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El fin de semana se pasó rápido, no hice nada interesante. El sábado después de la pijamada y después de hacer un desastre en la casa de Avril, cada quien se fue a su casa. El domingo, sorpresivamente mis padres estaban en la  casa, así que fue una especie de “domingo familiar”.
El lunes llegué a la escuela y me dirigí a mi casillero para recoger mis libros para mi clase. Tenía historia….creo…no, matemáticas…no…bueno, tenía alguna materia. Estaba sacando mis últimos libros, cuando sentí que alguien se  me acercaba. Espero que no sea quien estoy pensando…
-Hola, _______________.
-Hola…Josh-en ese mismo instante me ruboricé. No sabía que decirle, y no sabía que me iba a decir.
-Sobre lo de ayer….-empezó Josh.
-Lo de ayer fue una broma-creo que es la primera vez que digo la verdad sin decir una mentira primero-estaba con unas amigas en un pijamada y jugamos a la botella, me tocó reto y pues…
-Sí, lo supuse...-¿Lo supusiste? ¿Cómo?
-Bueno, yo nunca te he pasado mi número. Y como le di clases a Katia…
-Tienes el número de Katia.
-Exacto.
-Lo que tú dijiste….
-Fue una broma también. En cuanto dijiste que estabas “enamorada de mí” supe que algo te debieron de haber hecho algo u obligado a hacer algo. Eso o me estabas dando un mensaje diciendo que estabas en problemas y necesitabas ayuda.
Reí ante ese comentario.
-¿Cómo podría ser eso un mensaje?
-No lo sé, eso es lo que yo hubiera tenido que averiguar.
Ahora los dos reímos. La campana para entrar a clase sonó en ese instante.
-Bueno, me tengo que ir-dijo Josh.
-Claro, tú eres el niño bueno.
Josh rió y debo admitir que se escuchó adorable.
-¿Tú tienes planeado ir a clase?
-No lo sé, lo estoy pensando-dije haciendo una cara como si estuviera pensando seriamente.
Los dos volvimos a reír. Era la vez que Josh y yo hablábamos sin gritarnos, utilizar sarcasmo, insultarnos o pelearnos.
-Te veré en la tutoría.
Hice una mueca.
-Claro, nos vemos en la tutoría.
Josh me sonrió y se encaminó a su salón. Yo también lo hice, aunque no sabía muy bien en que salón era.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La escuela había pasado lento y aburrido, como siempre.  Fui a la cafetería por unas galletas antes de ir a la tutoría. Estaba vez no estaba irritada y frustrada por entrar. Tampoco estaba feliz. Simplemente estaba calmada.
Como siempre, Josh empezó a hablar, y yo no le hice caso. No es que lo quisiera hacer enojar, simplemente no tenías ganas de poner atención.
Estaba absorta viendo a unas ardillas corriendo por la barda y luego subían a un árbol, se perseguían por entre las ramas y luego se encontraban y hacían algo que no estaba muy segura de lo que era.
-¿Cuál es la gravedad de la tierra?-Josh me preguntó.
-9.82 metros sobre segundo al cuadrado.
-¿Qué?-dijo Josh.
-¿Qué?-dije yo saliendo de mi ensueño.
-_____________, contestaste mi pregunta.
-¿Qué pregunta?-debí de haber estado muy distraída.
-Te pregunté cuanto era la gravedad, y me respondiste bien. Ni siquiera te dije que íbamos a empezar con eso.
Le contesté una pregunta a Josh. Es la primera pregunta que le respondo a Josh. Se supone que yo no sé nada. Se supone que soy la peor de la clase.
-Cultura general. Todo el mundo lo sabe.
-Sí, pero….
-Josh, lo siento. Me tengo que ir. Continuamos mañana.
Tomé mis cosas y salí del salón. Dejé a Josh con la palabra en la boca.
¿Por qué me distraje tanto? Yo soy la peor alumna, no debo de saber nada. ¿Por qué le contesté? Ahora me preguntará como lo supe. Y claro, cualquier ser culto e inteligente sabe que esa es la gravedad de la tierra. Pero él no sabe que yo soy inteligente…