viernes, 14 de diciembre de 2012


Capítulo 18

Le di un beso en la comisura de los labios y entré rápidamente a mi casa. Cerré la puerta y me hundí hasta llegar al piso.
“¿Que estuve a punto de hacer?”, me pregunté. “¿En verdad me iba a besar? No creo. A lo mejor solo tenía algo en los dientes y por eso me miraba así...pero  si hubiera tenido algo, me hubiera visto con cara de asco. Y esa no era una mirada de asco. Tal vez....no, eso es no puede ser.... Tal vez.....ok, acéptalo __________, si no lo hubieras pensado de más, tal vez sí lo habrías besado...No, claro que no. Es que simplemente, no puede ser, Josh es solo un amigo. No me gusta. ¿O sí?......................No. ____________(TN)____________(TA) A ti no te gusta Josh. Solo es tu amigo y él opina lo mismo....¿Lo pensará?........”
Estuve debatiendo conmigo misma durante mucho rato, hasta que me estaba quedando dormida, así que me levanté del piso y subí las escaleras para llegar a mi cuarto. Pero antes de acostarme busqué entre mis cajones y saqué un portaretrato  donde salíamos mi hermana y yo. Había guardado todo lo que me recodaba a ella, porque creí que así no me dolería tanto. Incluso no he entrado a su cuarto desde su muerte, aún no creo tener la fuerza para hacerlo. En fin, coloqué el portaretrato en mi escritorio y por un momento deseé que estuviera aquí, conmigo, aconsejándome sobre mis sentimientos. Me le quedé viendo a la foto por un momento y luego me fui a acostar en mi cama. Rápidamente caí en un profundo sueño.

-------------------------------------

Me levanté temprano. Aunque fuera sábado, no podía descansar más porque tenía mucha hambre. Me levante y  bajé las escaleras para ir a la cocina a servirme un delicioso desayuno. Después de comer regresé a mi cuarto y volví a acostarme. Era uno de esos días en los que no tenía ganas de hacer nada.
Estaba tranquilamente viendo la tele cuando de repente sonó mi celular. Al parecer tenía un mensaje. Era de Josh y este decía:
“____________, ¿Tienes algo que hacer hoy? Tal vez podríamos salir...”

Me quedé pensando un momento. No quería salir con Josh porque aún no tengo bien definidos mis sentimientos hacía él. Puede que solo lo vea como un amigo. O tal vez no y por eso casi le doy un beso. Pero también cuenta que ayer tenía un remolino de emociones y no estaba pensando con claridad. Lo mejor que puedo hacer antes de volver a salir con él, es darme mi espacio para pensar y no darle falsas esperanzas.
Le respondí el mensaje:
“Lo siento Josh, pero hoy no puedo.”

Todo el día me la pasé acostada, hablando con Avril y viendo películas.
Al día siguiente hice casi lo mismo. Josh también me envió un mensaje. De nuevo le dije que no.

-----------------------

“Riiiiing Riiing”
El sonido del despertador me levantó.
Odio la escuela. ¿Porqué quieren que vayamos tan temprano? Hice lo mismo de siempre: Me levanté y fui al baño; me arreglé; bajé a desayunar; me lavé los dientes y salí para ir a la escuela.

Las clases fueron como siempre, aburridas. Me quedé dormida en clase de historia y si no fuera porque Avril me levantó, probablemente ahorita estaría de nuevo en la oficina de George.
A la salida, recordé que tenía tutoría con Josh, por lo tanto tendría que verlo aunque no quisiera. No podía faltar, aunque él ya supiera que soy inteligente, pero tenía que ir.
Fui al salón en donde siempre son las tutorías, pero Josh aún no había llegado. Raro en él, que siempre es muy puntual, pero no me podía ir. Tenía que esperarlo 10 minutos y si no venía ya me podría retirar. Después de 5 minutos llegó.
-Hola __________.
-Hola Josh.
Estuvo un tiempo callado como pensando si decir lo que tiene en mente o no. Después de un tiempo habló:
-¿Quieres ir a comer? Ya que no necesitas las tutorías, pensé que...
-No gracias-le dije-mejor voy a mi casa.
-__________-sonaba a regaño-Ya sé que me has estado evitando y la verdad no sé por qué-“¡¿Cómo que no sabes?!”-Ven conmigo...
-Mmm, Josh...
“¿Y ahora que le digo?
-Una comida no te hará daño....
 -Está bien...sí.
“¿Porqué le dijiste que sí, _________? ¿Qué no se supone que lo ibas a pensar? No me entiendo.”
-Bueno vámonos.
-Claro-dije.
Fuimos hasta su moto, ya la extrañaba. Josh me dio un casco rosa.
-Sabías que no te iba a decir que no ¿Verdad?
-Bueno, sí. ¿Quién me rechazaría?
-Eres un engreído, Hutcherson-Le di un pequeño golpe en el hombro.
-Auch-dijo haciéndose el lastimado-esa no es forma de tratarme.
Me reí demasiado fuerte.
Después de que Josh se subiera me subí yo. Me acerqué a él y puse mis brazos alrededor de su abdomen.

-------------------------------------

-Ya llegamos.
Nos bajamos de la moto. Y pude ver que estábamos frente a una pequeña cafetería que nunca había visto en mi vida. Entramos y nos sentamos en una mesa que estaba en la esquina. Rápidamente llegó la mesera y Josh ordenó.
En lo que traían la comida nos pusimos a platicar. Comenzamos hablando sobre nuestras familias y de un momento a otro nos estábamos riendo acerca de un programa de televisión.  
Llegó la comida y debo de admitir que estaba deliciosa. Después de comer y reírme de todas las tonterías que decía nos fuimos.
La verdad es que creí que Josh era una persona muy seria. Por como daba las tutorías y como trataba a los maestros así que me quedé muy sorprendida al ver todas las cosas que decía.
-¿A dónde vamos ahora?-le pregunté a Josh pensando que me contestaría con un “¿Qué, quieres más?
-Eso lo sabrás cuando lleguemos.
-La última vez que no me quisite decir a donde íbamos, fue todo un desastre-dije sin darle mucha importancia, tratando de que sonara lo más casual posible.
Nos fuimos en su moto y llegamos a la feria.
-¿La feria?-pregunté.
-Te dije que esta vez no te defraudaría.
Josh se estacionó y luego nos bajamos. Fuimos a comprar los boletos y entramos.
-¿A dónde quieres subirte primero?
-¿Qué tal si primero vamos a uno de esos puestos-apunté a unos locales que estaban a nuestra derecha-y me ganas un peluche?-esto lo dije de broma.
-Si tú quieres...
Nos dirigimos a un puesto en donde tenías que lanzar la pelota y tirar todas las botellas.
Josh pagó al Señor del puesto por tres tiros.
Al primer lanzamiento derribó todas las botellas. Esto si que no me lo esperaba.
El señor le entregó un enorme oso blanco a Josh y él me lo dio a mí. Estaba hermoso y afelpadito.
-Ahora que ya tienes tu osito, podemos subirnos...mmm...-lo pensó un momento-que tal si nos subimos a la rueda de la fortuna-dijo Josh.
-Nooo, noo...mejor hay que subirnos a otra cosa. Hay que ir a los caballitos que están allá-apunté hacia la izquierda.
-¿Qué, acaso le tienes miedo a las alturas?
-¿Qué? ¿yo? Claro que no...pff....
-Bueno entonces vamos a la rueda de la fortuna.
La verdad es que sí me dan mucho miedo las alturas pero no lo iba a  admitir. Fui con Josh e hicimos fila para subir. Lo bueno que había mucha gente, a lo mejor se aburría y nos íbamos de aquí.
De un momento a otro solo quedaban otras 5 personas delante de nosotros. Eso quería decir que ya nos tocaba. Me estaba muriendo de miedo.
La rueda de la fortuna se paró y empezaron a bajar las personas. Ya era nuestro turno. Algún día me las pagarás, Hutcherson.
-¿Segura que no tienes miedo?
-Claro que no tengo miedo ¿Qué creías?
-Nada, solo lo digo porrque parece que estas temblando o ¿tienes frío?
-Sí es eso, tengo frío.
Josh paso uno de sus brazos alrededor de mi. No tenía frío, tenía miedo, aunque eso me calmó, pero solo un poco.
-Entremos-dijo Josh.
Tardaron un momento en empezar a moverse. Rogaba porque ya diera toda la vuelta, pero nooo. Cuando estábamos justo arriba la rueda de la fortuna se paró.
-¿Qué pasó? Esta cosa se detuvo. ¡Se va a caer! ¡Vamos a morir!-grité como loca.
-¿No que no tenías miedo?
-Ok, ya lo admito, me muero de miedo. Las alturas me aterran. ¡Y ahora por tu  culpa estoy a casi 100 metros de altura!   
-Lo siento, pero si lo hubieras admitido antes no estaríamos aquí.-dijo Josh muy calmado.
De nuevo me abrazó, mientras me tranquilizaba, susurrando en mi oído.
-Todo va a estar bien, ________, pronto nos van a bajar de aquí.
La verdad es que las palabras de Josh me tranquilazaron. Me deshice de su abrazo y por un momento lo miré a sus ojos. Se veían hermosos. De sus ojos vi a sus labios y i que se mordió su labio inferior. Se empezó a acercar a mí, yo hice lo mismo y por arte de magia  la rueda de la fortuna empezó a moverse. Nos volvimos a separar.
-Qué bueno que ya volvió a funcionar esta cosa-Dijo Josh, un poco nervioso.
-Sí-dije con una risa falsa.
Nos bajamos de allí. Y nos fuimos.

------------

-Gracias Josh, por todo.
-No hay de que _____________
Le devolví el casco y me acompañó hasta la puerta. Como todo un caballero.
-Nos vemos luego, Josh.
-Sí, hasta mañana.
Abrí la puerta y cuando estaba por entrar Josh me jaló del brazo, tomó mi cara y me besó. Al principio quede sorprendida, pero me dejé llevar por el momento. Sus labios eran  suaves y dulces. Se separó de mí.
-Lo siento, no era mi int....
-Shh-lo callé y me acerqué a él y de nuevo nos fundimos en un tierno beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario