sábado, 23 de marzo de 2013


Capítulo 31

Una vez terminada la cena, Josh me llevó a mi casa.
-Eres un tacaño.
-¿Por qué?-Josh me miró asustado.
-Me haces caminar para no gastar la gasolina de tu auto, o de tu moto.
-¡Claro que no! Lo hago para cuidar al medio ambiente.
-Aha…claro. Por eso vas a la escuela en moto todos los días.
-Eso lo hago para impresionar.
-Bueno, en ese caso eres un presumido.
-Funcionó contigo, ¿no?
Lo miré y luego le hice una mueca. Josh solo rió. El resto del camino nos la pasamos hablando de todo y de nada; seguimos “discutiendo” sobre su avaricia, luego bromeamos un poco sobre los maestros de la escuela, hablamos sobre la cena; pero durante todo el camino un solo pensamiento permanecía en mi cabeza: ¿Qué es lo que Josh no me ha dicho?
-Josh-le dije antes de que algo más pasara.
-___________-me contestó con el mismo tono de voz que yo hice.
-Sabes que puedes confiar en mí y decirme lo que sea, ¿verdad?
-Por supuesto que lo sé, pequeña.-me contestó con un tono de voz dulce.
-¿No hay nada que quieras decirme?-le pregunté tratando de sacarle algún tipo de información.
-No, nada.-me contestó. ¿Qué me ocultas, Joshua?
-¿Nada? ¿Absolutamente nada?-insistí.
-No, nada-me miró inquisitivo-¿Hay algo que tú me quieras decir?
-Déjame pensar…-pensé por un momento algún evento o algo importante que me hubiera pasado y justo cuando estaba a punto de darme por vencida, lo recordé:-¡Sí!-grité emocionada-¿Adivina quién tiene una nueva entrenadora para el torneo de patinaje?
-¿Tú?-me contestó Josh, a lo que yo le respondí con una sonrisa cargada de emoción mientras asentía con la cabeza-____________, ¡Eso es estupendo!-La voz de Josh se llenó de la misma alegría que la mía. Me envolvió en sus brazos y me cargó para darme vueltas; me sentía en las nubes.- ¡Me alegro mucho por ti! ¿Ves cómo todo puede mejorar? ¿Cómo pasó? ¿Cuándo?
Le conté todo desde el principio: cuando llegué a la pista, cuando comencé mi vieja rutina, cuando mi viejo y odioso entrenador me detuvo y como conocí a Tina, hasta que regresé a mi casa y salí con él.
-Wow, todo fue muy….repentino.-me dijo Josh cuando terminé.
-Inesperado, diría yo.
-Estoy muy feliz por ti, en serio __________, no sabes cuánto me alegro.
-Me alegra que te alegre.-le contesté con una sonrisa.
Josh me tomó en sus brazos otra vez; pero este fue solamente en abrazo, un abrazo fuerte llenó de alegría y cariño.
-¿Ya le dijiste a tus padres?
La sonrisa que tenía en mi cara se borró súbitamente. Ese era el único problema: mis padres.
-Eeeeh, yo…
En ese momento la puerta de la casa se abrió y salieron mis padres.
-¿Hay algo que nos quieras decir, ___________?
“¡Rayos!” Fue lo único que pensé, además de otras palabras inapropiadas.
-Este, yo….mmmm…-¿Qué hago?-Este es Josh-dije antes de señalar al joven petrificado que estaba a un lado de mí.-Y él es…mi…novio…-dije bajando el volumen de voz. No me avergonzaba, en lo absoluto, pero no creo que a mis padres les agrade esta novedad.
-¿Novio?-preguntó mi papá.
-Buenas noches, señor _________________. Soy Josh Hutcherson.-dijo Josh estirando la mano. Mi papá la vio con un poco de desdén y al final accedió a estrecharla. Repitió esta acción con mi mamá.
-¿Por qué no pasamos y hablamos de esto?-dijo mi mamá.-Josh, ¿Quieres quedarte? Podemos hacer algo de cenar…
-No-me apresuré a decir-Acabamos de comer y además es muy tarde. Josh se tiene que ir con su prima.-Patética excusa, pero fue la única que se me ocurrió.
-Muchas gracias, señora; pero es cierto, mi prima acaba de llegar de Los Angeles y prometí pasar tiempo con ella-dijo Josh uniéndose a mi mentira.
-Una desgracia-contestó mi madre-Luego te invitamos a cenar, para conocerte mejor-trató de fingir una sonrisa, pero no le salió nada bien.
Josh se despidió de mis padres con un apretón de manos y se acercó para darme un beso en la mejilla; cuando se acercó a mí le susurré: “Te explico todo mañana.” Josh asintió, sonrió y se fue.
La hora de la matanza había llegado.
Mis padres y yo entramos a la casa. Yo entré primero y por mucho que me quisiera ir a mi cuarto y no hacer nada, me fui directo a la sala, mi papá iba detrás de mí y mi mamá atrás de él. Me senté en el mueble individual café y esperé a que alguno comenzara a hablar.
Después de unos minutos, mi madre rompió el silencio:
-¿Y bien?-me preguntó.
-¿Y bien?-le respondía.
-¿No nos vas a decir algo? ¿Te quedarás callada? ¿¡No nos explicarás nada!?-mi mamá estalló. Mi papá le puso una mano en la espalda para tranquilizarla.
Suspiré.
-Es…complicado-no sabía por dónde empezar.
-Oh no, empieces con eso-mi mamá estaba realmente enojada.-Dinos de una vez por todas que es lo está pasando.
La vi directamente a los ojos por un momento; nuestras miradas desafiantes emanaban chispas.  Ella me imploraba con los ojos que yo le dijera algo, yo tenía una gruesa puerta de metal que no la dejaría pasar. Al final, fue mi papá quien acabó con este juego de miradas.
-_________________, ¿Qué estás esperando?
Suspiré profundamente.
-Bien, les contaré todo-Y así lo hice. Comencé con la ida a la oficina de George, como conocí a Josh y como al principio lo odié. Después les dije como nos fuimos conociendo cada día mejor, nuestra primera cita en el cine provocada por Avril, hasta la desastrosa cita en la pista de hielo y como le conté todo sobre Amy. En este punto los ojos de mi mamá se llenaron de lágrimas. Luego les conté sobre cómo Josh me había pedido ser su novia y como me animó a patinar otra vez. Les conté mi visita a la pista de hielo y el reencuentro con mi viejo entrenador y la propuesta de mi nueva entrenadora. Finalicé con la cena en la casa de Josh. Obviamente, omití la parte sobre el acosador.
-________________-dijo mi papá-¿Por qué no nos habías dicho nada de esto?
Me armé de valor para contestar esta pregunta de la manera más sincera posible, sin sonar cortante y resentida.
-Porque ustedes nunca están aquí. No se preocupan por mí…
-¡Eso no es cierto!-explotó claro mi mamá.-Nosotros te cuidamos….
-¡Claro que no!-fue mi turno de explotar-¡Nunca están en la casa! Siempre están ocupados con sus trabajos; me despierto sola, estoy toda la tarde sola y me duermo sola. Cuando les quiero hablar no me entienden o simplemente no me escuchan…
-Todo lo que hacemos lo hacemos por tu bien-interrumpió mi mamá.-Si trabajamos tanto es para darte todo lo que tienes y claro que sí queremos comunicarnos contigo, es solo que tú nunca nos dejas entrar a tu coraza…
Esa fue la gota que derramó el vaso.
-NO ES CIERTO MAMÁ. Desde que se murió Amy ustedes no me hacen caso. Se olvidaron completamente de que tenían otra hija. Nunca están aquí, nunca me dan el beso de buenas noches, nunca me esperan con un buen desayuno en la mañana antes de irme a la escuela, ¡No me digas que yo les importo cuando ni siquiera me mandan un mensaje en la noche! Yo sé que fue doloroso para ti perder a una hija; yo perdí a mi hermana, perdí a mi otra mitad. Yo también sufrí y no estuvieron ahí para consolarme. ¿Qué acaso me evitan? ¿Piensan que fue mi culpa? Díganmelo, díganmelo por favor. Todo lo malo que he hecho, lo hice en parte para llamar su atención, ¡Y no la conseguí! ¿Qué quieren que haga? ¿Qué me tire de un acantilado? ¿Qué me corte las venas? ¿Qué me embarace? Cuando Amy se fue, yo dejé de existir para ustedes, no trates de negarlo.-Por fin saqué todo lo que tenía dentro. Me sentí más ligera; dejé de cargar todo el peso que llevaba desde hace años. No me di cuenta, pero estaba llorando. Me sentía aliviada y al mismo tiempo abrumada. Mis papás también estaban llorando. Nunca los había visto llorar de esa manera: desesperada y de enojo al mismo tiempo.
-_________________-dijo mi papá-Perdónanos, no teníamos idea de que te sentías así.
-Perder a Amy fue muy doloroso y lo lamento-dijo mi mamá-Es solo que, siempre que te veo, veo su cara; te veo a ti y a Amy juntas y me mata. Siento no haber estado ahí para ti cuando más me necesitaste. Te defraudé como madre.
-Hemos tratado de usar el trabajo como escudo de protección.; pero es muy doloroso ver a una sola de tus niñas y saber que la otra nunca volverá. Pero nunca, ________ escúchame bien, NUNCA te hemos dejado de querer y tú NO fuiste la culpable de su muerte.
-Perder a un hijo es lo más doloroso que puede sentir una madre. Pero yo, perdí dos y lo peor es que no me di cuenta.
Esa frase me mató. Yo tampoco sabía lo que mis papás sentían; pensé que me odiaban por estar viva y que Amy no. No sé porque, pero sentí la gran necesidad de disculparme, me sentía culpable por haberlos hecho sentir culpables, si es que eso tiene sentido.
-Mamá, papá-comencé-lo siento mucho.-Me levanté del sillón y fui a abrazarlos. Había olvidado lo bien que se sentía estar entre sus brazos aunque sea en momentos triste.
-No tienes nada por que disculparte-dijo mi papá mientras me daba un beso en la cabeza.
-Nosotros somos los culpables de todo. Perdónanos.-mi mamá habló entre lágrimas mientras apretaba más su abrazo.
No dije nada, no podía. El nudo que tenía en la garganta era demasiado fuerte y no me dejaba emitir ningún sonido. Solo asentí, asentí desesperadamente. Quería decirles que los quería y que por favor no se alejaran de mí otra vez, quería decirles que Amy si está aquí y que nunca se irá, quería decirle que todo iba a estar bien, ahora todo estaría bien. Abrí la boca para decir algo, pero no se escuchó mi voz, fue la de mi mamá la que habló:
-Te amamos, pequeña, nunca lo dudes. 

4 comentarios:

  1. aww me hiciste llorar ,estuvo tan gfgrxcbt ,me encanto,espero el proximo

    ResponderEliminar
  2. tu historia me encanta, siempre te leo cuando subes un capítulo nuevo :)

    ResponderEliminar
  3. PRECIOSOO ME HAS HECHO LLORAR DIOS ME ENCANTAAA

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias por todos sus comentarios! Los aprecio de verdad:)

    ResponderEliminar