viernes, 31 de mayo de 2013


Capítulo 34

Avril me miraba nerviosa y yo estaba inclusive más nerviosa que ella; no sabía de que me podría enterar con su respuesta y quería saberlo ahora.
-Bueno, no te lo dije porque él no te puede hacer más daño; pero creo que me equivoqué-me dijo con tristeza.
-¿Pero de quién me estás hablando, Avril? No te entiendo.
-_________, cálmate. Yo no sabía nada y todo me queda claro ahora, con lo que me dices del acosador. ¿Recuerdas a Adam? tu...no sé que haya sido.
-Sí, es el imbécil que casi me vio...
- Que te calmes. Sé lo que sucedió, nunca olvidaré tu cara y lo que sentí al verte tan decaída y nunca me perdonaré el no haber estado allí para ayudarte. -me dijo lamentándose.
-Avril, tú no tienes la culpa de nada, tú no sabías que iba a suceder eso, nadie lo sabía y nunca creí que podría suceder.
-Lo sé...
-¿Pero entonces que tiene que ver Adam en esto? Él está en la cárcel, ya no me puede hacer daño.
-Sí, ya sé que está en la cárcel pero eso no significa que no pueda mandar a alguien para hacerte la vida imposible. Yo lo escuché. Antes de que se lo llevara la policía, le dejaron hacer una llamada a un familiar, yo quería decirle algunas cosas antes de que se lo llevaran, estaba más que enojada por lo que te hizo, entonces me acerqué a él cuando ya estaba realizando la llamada, en donde se encuentran los teléfonos públicos de la escuela, los policías estaban allí, pero no me vieron pasar y lo escuché. Estaba diciendo algo sobre vengarse, dijo tu nombre y quería que la pagarás por  haberlo enviado a la cárcel. No sé con quién estaba hablando, me fui de allí antes de que colgase, no me iba a arriesgar a que me viera.
-Ese desgraciado me las va a pagar, ¡Lo juro!-grité.
-¡Qué te calmes!
-¿Cómo quieres que me calme si ese......
-_________-me interrumpió Avril- Con esa actitud no vamos a resolver nada, tienes que calmarte tenemos que pensar en algo que hacer para que dejen de molestarte, a ti y a Josh.
 -¿Pero que podemos hacer? Adam está en la cárcel y no sabemos quiénes son los que mandó a acosarme-le dije.
-¡Ya sé!, por que no solo hablamos con Adam, lo amenazas con poner otra denuncia en su contra y que tienes pruebas, así tendrá que decirte los nombres de esos acosadores.
-Hummm buena idea Avril, por eso eres mi mejor amiga.
-Eso y que soy encantadora
-Jajaja claro encantadora...lo que tú digas Avril.
-Entonces, ¿cuándo vamos a visitarlo?-me preguntó seria.
-Pues hoy no creo que hayan visitas dado que son las 12:00 de la madrugada, así que iremos mañana.
-Esta bien.
-Graciás por todo Avril-le dije abrazándola- te quiero.
-¡Wow que cariñosita estás! Sabes que yo también te quiero y no voy a permitir que nada malo te suceda.
-Lo sé
-Ya vente vamos a dormir, hoy fue un día de locos.
Subimos a su cuarto. Antes que nada le mande un mensaje a mi mamá para que supiera que no iba a estar en casa ni hoy ni mañana. Obviamente omití el hecho de que visitaría a Adam.
Avril me prestó un pijama y descansamos.
"Mañana será un día muy largo" pensé antes de quedarme profundamente dormida.

--------Al día siguiente--------
-__________, __________ ya levántate, se nos hace tarde.
-Mmmm...ya un ratito más-dije adormilada.
-_________, tenemos que estar allí a tiempo, llamé por teléfono y solo hay horarios de visita a estas horas. Ya levántate.
-Está bien; pero primero hazme un café, muero por uno.
Avril salió de su habitación, mientras yo me cambié el pijama por algo de su ropa.
Bajé las escaleras y encontré a Avril mirando pérdida la televisión.
-Buenos días, ¿Ya está listo mi delicioso café?
-Creí que te levantarías de muy mal humor.
-Pues no, ya estoy por saber quién me acosa y terminar con esto de una vez.-dije mientras tomaba de mi café
-Cierto.
Terminamos nuestro pequeño desayuno y decidimos que ya era hora de ir a visitar a Adam.
El camino fue un poco largo porqué no sabíamos donde se encontraba la prisión, por suerte Avril se ayudo con el GPS de su celular y llegamos.
Nunca había estado en una prisión pero supongo que todo mundo se imagina como debería ser, una zona limitada por mallacorlas y con varios guardias al pendiente de cualquier cosa. Bajamos del auto demasiado nerviosas y nos dirigimos a la entrada.
Allí había una secretaría policía y nos indicó lo que teníamos que hacer para entrar, le dejamos nuestros bolsos, celulares, aretes, pulseras, entre otras cosas y luego otra policía revisó que no tuviéramos nada escondido bajo nuestra ropa. Pronto nos dejaron pasar al área de visita. Nos indicaron que nos sentáramos en cualquiera de las mesas y así lo hicimos. No había muchas mesas ocupadas solo unas pocas, con reclusos y sus familias. Adam salió de una de las puertas, esposado, con un traje naranja fosfo y un policía sosteniéndolo por detrás, su mirada era fría y al vernos allí llegó a sorprenderse, solo un momento y regresó de nuevo con esa mirada. No paraba de temblar y no quería que se me notase, pero no podía hacer nada, estaba frente a frente con el tipo que casi me viola y que si no fuera por Josh lo hubiera hecho. Adam se sentó justo en frente de nosotras y el policía se alejó un poco para darnos privacidad.
Adam fue quién rompió el silencio.
-No esperaba una visita tuya, veo que sigues queriendo tener algo conmigo-me dijo.
-Estúpido-dijo Avril enojada.
-Cálmate Avril, no queremos que nos echen de aquí ¿Verdad?-dije
-Está bien-dijo resignada.
Me dirigí a Adam.
-Mira ya sé tu plan, así que me dices quién me acosa o ya verás...
-No sé de que me estás hablando, _________.
-Claro que lo sabes, no te hagas el tonto. Mandaste a alguien para asustarme, tengo pruebas y si no me dices quién es, pondré otra denuncia en tu contra y que yo sepa no te iban a dar más de 20 años en la cárcel solo porque aún eres menor de edad, así que me dices quién me acosa o pasarás toda tu vida encerrado-dije seria.
Se quedó callado, al parecer lo había asustado.
-Que quede claro que solo te lo diré, porque mientras más rápido salga de aquí, más pronto volveré a buscarte y terminar lo que empecé.-me dijo.
Me asusté con su confesión pero para cuando esos 20 años ya hubieran pasado, ya estaría o lejos de aquí o él ya no podría encontrarme.
-Entonces ¿A quién mandaste?- le dije.
Esté acosador solo podría ser alguien de la escuela y que se llevará muy bien con Adam, pero él tenía muchos amigos y muchos de ellos con pinta de malos, con carácter fuerte de los que no me sorprendería que terminaran en la cárcel, ya sea por un delito menor o uno muy grave.
Avril y yo mirábamos a Adam, esperando su respuesta.
-Disculpen en 5 minutos se acaba el horario de visita-dijo uno de los policías.
Cuándo ya se había alejado volví a preguntar.
-Entonces Adam, ¡Habla! ¿A quién mandaste a acosarme?
-Tan desesperante como siempre ________, veo que estos meses no has cambiado en nada. 
-¡Ya déjate de tonterías y dime! - grité.
-Disculpe señorita pero tiene que calmarse o me temo que sus últimos 5 minutos se habrán terminado-dijo el policía.
-Sí, no hay problema, ya me calmo-dije mientras el policía ya se alejaba.
-_________ ahora eres tu quién se tiene que calmar o nos van a correr y tendremos que volverlo a visitar.-Me dijo Avril
-Ya me calmo, pero es que este tipo me saca de quicio. -dije enojada.
-Solo porque no quiero que me vuelvas a visitar, te diré rápido. Ese policía me tiene harto con sus interrupciones y tú con tus gritos. Mande a alguien a asustarte pero como veo que el trabajo lo ha hecho muy bien y se nota que no has podido dormir, te diré.
-Anda dilo ya.-dije
-Lo siento pero ya se terminó el horario de visita, mañana puede regresar en el mismo horario.-dijo el policía, mientras Adam se levantaba de su asiento.
Me le quedé viendo,esperando su respuesta, antes de que me sacaran de aquí a la fuerza. El policía ya se llevaba a Adam por otra área y él lo dijo, antes que cerraran la puerta.
-Es.....

1 comentario:

  1. hay no lo pueden dejar así ¿quién sera? agsdhrfy zme encanto!!!!

    ResponderEliminar