viernes, 28 de junio de 2013

Capítulo 38

-¿Alguien buscaba mojarse?
-¡¿Que rayos?!-Gritaba Avril, después de haber sido bañada por Connor.-¿Qué te sucede? Y ¿Por qué estás en la escuela a esta hora?-Dijo Avril muy enojada. Yo solo me limitaba a observar la escena mientras intentaba no burlarme de Avril que estaba completamente mojada después de que Connor abriera la manguera para regar las plantas.
-¡Y ustedes no se burlen!-Dijo Avril malhumorada.
Josh y yo nos miramos con complicidad y evitamos reír, aunque no resulto.
-Ay Avril, ¡deberías de ver tu cara!- intentaba decir pero con la risa apenas y se me entendía.
-¡Esta me las vas a pagar!-Dijo Avril, para luego quitarle la manguera a Connor y vengarse.
-Avril y Connor dejen de desperdiciar el agua y vengan a ayudar con las plantas inmediatamente-dijo George serio.
-Pero si yo...-intento decir Connor.
-Pero nada-dijo George.
Los dos lo siguieron para no meterse en más problemas.
-¿Viste la cara de Avril?-dijo Josh burlándose.
-Jajaja si parecía que se le iban a salir los ojos.
-Pobre Connor, se nota que Avril se enojó mucho y más por como George los regaño.
-Bueno, al rato se le pasa. Ellos dos no duran ni una hora separados-dije.
Y efectivamente así fue, los dos ya se encontraban plantando un pequeño árbol juntos y se miraban con la típica sonrisa de enamorados.
-Al parecer todo salió bien-dijo Josh, mirando hacía la parejita.
-Te lo dije.
-Creo que mejor ya nos vamos, ya terminamos de plantar árboles y deberíamos dejar a la parejita sola-dijo Josh viendo a Connor y Avril besándose.
-Sí mejor, no quiero quedar con el trauma, parece que se están comiendo la boca-dije e hice cara de asco.
-¿Quieres que te lleve?-me pregunto Josh.
-Por favor.- dije, al ver que mi chófer, o sea Avril, estaba un poco "ocupada" con Connor.
Josh traía su moto y me ofreció el casco rosa mientras el se ponía el suyo. Ya subidos en su moto me llevo a mi casa.
-¿Quieres salir más al rato, pequeña?
-Pues en la tarde tengo entrenamiento con Tina, así que no sé.
-Tal vez después del entrenamiento.
-Bueno, pero tendré que avisar a mis padres, últimamente están mas atentos y ya no me dejan salir como antes.
-Si te dejan me avisas y paso por ti a la pista.
-Ok, bye Josh-y le di un dulce beso en los labios.
Espere a que Josh se fuera en su moto para abrir la puerta y entrar a mi casa.
Mmm huele a comida.
-¡Hija, ya llegaste!-gritó mi mamá desde la cocina.
-¡Si!-respondí, aunque estaba pensando en "NOOOO, soy un olograma sigo en la escuela".
-¡Ya está lista la comida! ¡Vente a comer!-gritó
-¡Ok!-me dirigí a la cocina y para mi suerte la mesa ya estaba puesta, eso de tener que ponerla da flojera.
-¿Y papá?-pregunté.
-Está trabajando, viene más tarde, para la cena.
-¿Puedo saltarme hoy la cena?-Pregunté con voz "inocente"
-Primero dime que vas a hacer y ya veremos-dijo mi mamá mientras acomodaba los platos en la mesa y se sentaba frente a mí para comenzar la comida.
-Saldré con Josh, después del entrenamiento con Tina, tal vez vayamos a cenar, aún no sé.
-Si puedes, pero no llegues tan tarde a casa.
-Gracias mamá.
La comida fue tranquila y hablamos de cualquier tontería.
Una hora después de terminar la tarea, me alisté para los entrenamientos con Tina y guardé ropa extra para la salida con Josh. Antes le envié un mensaje para confirmarle.
Tomé un taxi para ir a la pista de patinaje y al llegar me coloqué los patines y espere a Tina para que iniciará el entrenamiento.
Cada día los entrenamientos se volvían más pesados y dolorosos. Varias veces llegue a pensar en dejarlo, pero valdría la pena todo esto si al final consigo ganar el torneo.
Cuando llego Tina, comenzamos la misma rutina de siempre y ya casi al final de este, era cuando me ponía a hacer otros ejercicios más complicados que me dejaban más cansada de lo que ya.
Terminé todo el entrenamiento, me despedí de Tina y rápidamente me dirigí a los vestidores para darme una ducha rápida y cambiarme. No me puse nada del otro mundo, solo algo cómodo pero casual. Acabé de arreglarme y espere a Josh, afuera de la pista. Unos diez minutos más tarde, llegó Josh en su auto. Se bajó de él y pude ver que también estaba vestido informal aunque como siempre lograba verse guapo.
-Hola pequeña, ¿Lista?
-Claro-dije y le di un corto beso en los labios.
Me acompaño a su auto y me abrió la puerta del copiloto para después cerrarla y subirse del otro lado.
-¿A donde vamos?-pregunté.
-¿Y si te digo que es sorpresa?
-¿Y si quiero saber?
-¿Y si no quiero que sepas?
-Anda, dime.
-No.
-Por favor ¿Sí?-hice mi mejor cara de niña buena.
-No me pongas esa cara no va a funcionar.
-¿Cómo sabes si no me estás viendo?-Y era cierto Josh, seguía manejando.
-Por que te conozco.
-¿Entonces me vas a decir?
-No
-Pero...
-No te voy a decir así que mejor pon algo de música o hablemos de otra cosa, porque no diré ni una palabra sobre lo que tengo preparado.-Me interrumpió Josh.
-Está bien-dije de mala gana.
Encendí la radio y me conformé con cualquier canción, lo único que me importaba en ese momento era saber lo que tenía preparado Josh para nuestra cita.
-Llegamos-la voz de Josh me saco de mis pensamientos.
No esperé a que Josh me abriera la puerta y me bajé del auto. Nada, no se veía nada, nada fuera de lo común, lo único era que estábamos en la playa, se escuchaban las olas y se sentía la brisa.

Josh tomo mi mano y caminamos un rato acompañados con un cómodo silencio. Después de unos minutos pude observar una manta en la arena y una canasta, supongo que con comida. La típica cena romántica debajo de las estrellas. Común pero lindo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario